Patrimonio cultural

Llegenda del poble

Setcases tiene un origen legendario que dice que una familia de ganaderos, un padre y sus siete hijos que no habían subido nunca a la montaña, se pararon en la llanura del Hospitalets para que las ovejas pacieran. Cuando hacía dos días que se encontraban allí, empezó a nevar y los hijos se quedaron patidifusos porque no habían visto nunca aquellas copos blancos. Corrieron a decírselo al padre que era ciego. El padre les explicó que aquello era nieve, que llegaría a cubrir toda la hierba y que las ovejas se morirían de hambre.
A continuación bajaron y el padre decidió que permanecerían allí donde hubiera cobijo y allí se quedaron. El lugar era placentero y cada uno de los hijos construyó su cabaña. Por eso, el pueblo que creció alrededor de las primeras cabañas es conocido con el nombre de Setcases.
Actualmente el número de casas ya es muy superior al de sus inicios; incluso el número de hostales y restaurantes sobrepasa la legendaria cantidad de siete. Pero, aun teniendo en cuenta esta evolución de las edificaciones, Setcases sigue siendo un bonito paraje del Pirineu Oriental donde se puede encontrar la paz y la tranquilidad que las grandes ciudades no dejan disfrutar.

Refugio d’Ulldeter

El 2009 se celebró el centenario del Refugi d’Ulldeter. El refugio actual se construyó en sustitución del anterior. El primer refugio se encontraba cerca del nacimiento del río Ter, en la vertiente del Puig dels Lladres. Un lugar privilegiado con vistas al valle.

Aquel edificio de estilo “noucentista” diseñado por Jeroni Martorell prometía todas las expectativas de la burguesía catalana, motor de innovaciones científicas y revitalizadoras de la cultura catalana. El refugio antiguo fue una construcción emblemática promovida por el Centre Excursionista de Catalunya y su entonces presidente, Cèsar August Torras. Contaba con espacios reservados para el descanso del alpinista: comedor, dormitorios y también espacios para cubrir el espíritu científico: habitación oscura, estación colombófila,…Siguiendo un ideario nacionalista exaltaban el país desde su paisaje y sus tradiciones.

El 25 de julio del 1909, al mismo tiempo que Barcelona se incendiaba con “la setmana tràgica” se inauguró el refugio. El tiempo mostró los problemas con el mortero que provocaron la degradación progresiva de la estructura, a pesar de un alquitranamiento general de las cubiertas. La historia también hizo mella después de la ocupación de las milicias alpinas, su abandonamiento provocó su final. Se fue derrumbando de manera imparable.

En la actualidad solo quedan los restos del que en su momento fue el primer refugio a éste lado de los Pirineos. A mediados del siglo XX se comenzó a gestar la idea de volver a edificar un refugio en un lugar mas protegido a la falda del Puig dels Lladres al final del bosque de pino negro. Por iniciativa del Centre Excursionista de Catalunya, se llevo a cabo bajo la dirección del arquitecto Jordi Bonet, que opto por un diseño más compacto y adaptado a los nuevos tiempos. El actual refugio de Ulldeter se inauguró el 29 de junio del 1959.

Iglésia de Sant Miquel de Setcases

A pesar de tener su origen en el siglo XII, no conserva ahora ningún elemento anterior al siglo XV, cuando fue reconstruida; posteriormente volvió a ser reformada, en 1729, después de un incendio que obligó a reparar las arcadas y el tejado. Guarda un altar barroco de 1754, el único que se salvó de las destrucciones de 1936 en este sector de los Pirineos. Se conserva, en el Museu Diocesà de Girona, una casulla de finales del siglo XVII, procedente de Setcases.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s